Cite City, la ciudad futurista que no tendrá ningún habitante

Cite City, la ciudad futurista que no tendrá ningún habitante
Publicado:

Cite City, es una ciudad futurista que no tendrá ningún habitante porque se está construyendo como modelo para diseñar las ciudades del futuro.Una ciudad que solo será un simulacro de ciudad: en ella nunca residirá nadie, sino que se pondrán a prueba nuevos sistemas de gestión de la energía, redes inalámbricas de próxima generación, sistemas de control del tráfico y otros hitos tecnológicos del tipo inodoros que tiran de la cadena automáticamente o vehículos de conducción automática.Las tecnologías de las smart citiesCite City (Centre for Innovation, Technology and Testing) estará enclavada en Nuevo México (Estados Unidos), muy cerca de Hobbs, y será una ciudad clónica de Rock Hill, una ciudad de verdad de Carolina del Sur, con holgura suficiente (40 kilómetros cuadrados) como para albergar 35 000 habitantes.Dispondrá de calles, de casas, de hospital, de colegios, etcétera. CETI, sin embargo, permanecerá totalmente despoblada, como una ciudad fantasma, una ciudad fantasma equipada con unos avances tecnológicos que aún tardarán unas décadas en llegar a nuestras ciudades.La propuesta existe desde 2011 pero debió ser postergada debido al surgimiento de diversos contratiempos, incluyendo una decisión del gobierno de Barack Obama de declarar los terrenos escogidos inicialmente para la obra como parte de un Monumento Nacional. Lo que obligó a buscar una nueva locación. Global Pegasus espera que el proyecto genere 350 empleos directos y unos 3.500 indirectos en Nuevo México.Los promotores de Cite City aseguran que al tratarse de un laboratorio a escala real, que no estará habitado y que es de propiedad privada, las empresas podrán probar sus nuevos productos sin las restricciones que tendrían en una ciudad real.A otra escala, Cite City recuerda a esa recreación de pueblo norteamericano que también se construyó en Nuevo México a fin probar en 1945 una bomba atómica parecida a la que más tarde se lanzaría sobre Hiroshima y Nagasaki.En definitiva, un experimento mucho más importante de lo que parece habida cuenta de que las ciudades no dejan de crecer en población: la gente, cada vez más, se está apiñando en grandes ciudades: Tokio y sus alrededores concentran, por ejemplo, 36 millones de habitantes; en el centro de Bombay residen unos 12 millones.